GRAUS. SAN CRISTÓBAL DE ERDAO

San Cristóbal de Erdao

De la carretera de Puebla de Fantova a Centenera sale, recorrido poco más de un kilómetro, una pista a la derecha que conduce a Erdao. No hay que dejar la pista principal hasta que, habiendo dejado ya arriba el pueblo, hay que tomar un desvío a la izquierda que conduce a sus pies. Subir hacia la iglesia es muy difícil por los derribos y la maleza. Coordenadas UTM: 0288264 y 4684965.

Es de una sola nave, cubierta con bóveda de cañón.

El ábside, cubierto con bóveda de cuarto de esfera, se abre directamente a la nave. Tiene una ventana monolítica de doble derrame, actualmente cegada.

Exteriormente está decorado con arcuaciones –con las dovelas muy bien talladas- y lesenas rinconeras. Aún eran visibles en 2003, hoy la hiedra cubre el ábside por completo. En parte fue sobreelevado con ladrillos para poderlo cubrir con tejas.

Posteriormente se añadió una capilla lateral por lado y una sacristía al norte del ábside.

Sobre la capilla norte se levanta el campanario de torre con ventanas de medio punto en su parte más alta.

La puerta de grandes dovelas, de estilo renacentista, se abre en el muro sur.

La nave fue alargada desde la puerta hacia poniente. Un contrafuerte refuerza este tramo.

Sobre la entrada se levanta un coro de madera.

Todo el interior está revocado.

El aparejo primitivo es de sillares bien cortados sin pulir formando hiladas regulares, bien ligadas con mortero. Las partes añadidas son de mampostería y de ladrillo. La cubierta conserva las losas en el campanario.

Actualmente se halla prácticamente en ruinas y el acceso al interior resulta bastante complicado.

Erdao aparece documentado en 961.

Los habitantes de los pueblos de los alrededores dan a Erdao el nombre de Yardo.

Las fotografías son de Cristian Laglera, excepto la del pueblo en conjunto y la de 2003, que son mías.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 69 y 172-175.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 537-538.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1103-1104.

ENRÍQUEZ DE SALAMANCA, Cayetano. Rutas del románico en la provincia de Huesca, Madrid, 1987, p. 112.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 162-167.

Anuncios

GRAUS. SAN JAIME DE GÜEL

San Jaime de Güel

Subiendo por la pista a la Virgen de las Rocas, en la curva más cerrada que hay, que gira fuertemente a la izquierda, hay que dejarla y a menos de cien metros en dirección sudeste hacia abajo están las ruinas de la ermita. Coordenadas UTM: 31 T 0292911 y 4683375.

Aquí el bosque es mucho menos espeso y encima mismo están la Virgen de las Rocas y el Morrón de Güel.

El Morrón y la Virgen de las Rocas desde San Chaume

Se reconoce más o menos la planta, de una nave con ábside semicircular litúrgicamente orientado.

Restos ábside por el interior

La cabecera desde el interior

Los más notable, aunque están bajo un enebro y medio escondidos por la maleza,  son unos cuantos sillares formando tres hiladas que eran parte del muro norte.

Restos muro norte 1

Fragmento del muro norte hacia los pies

Cerca de ese fragmento de muro, en la zona en que hay menos vegetación se extienden las ruinas.

Ruinas 3 Ruinas 6

Hay otros sillares esparcidos por toda la zona, muchos completamente irregulares y otros escuadrados burdamente.

Sillar 1

Sillar 3

Resulta imposible con esos escasos restos fechar con exactitud una construcción tan rústica, aunque al aparecer en documentos antiguos un templo con esa advocación en ese lugar que está despoblado desde hace muchos siglos hace muy probable su origen en época altomedieval. Debía tratarse de la capilla de alguna de las muchas casas diseminadas que se extienden por todo el término de Güel.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 92.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 121.

 

GRAUS. ERMITA DE MONTE MURO

Ermita de Monte Muro

desde-el-oeste-1Ribagorza es una comarca que continuamente depara sorpresas. Su abrupta geografía, la escasa población y el riquísimo pasado histórico hacen que en cualquier rincón se hayan conservado restos que nos remontan a otras épocas.

Este es el caso de los restos que hoy nos ocupan. A muy escasa distancia de Graus, en la partida de Monte Muro perteneciente al antiguo término municipal de la Puebla de Fantova y muy cercana al de Perarrúa, se  encuentra esta ermita o capilla conocida por muy pocos.

desde-el-sudeste-2Se trata de una pequeña construcción litúrgicamente orientada con cabecera plana, que ha perdido la bóveda, pero conserva un encantador arco de acceso al presbiterio.

arco-de-separacion-del-presbiterio-y-la-nave-1La puerta está al sur, hacia los pies. Es estrecha y se cubría con un dintel semicircular que permanece roto en el suelo.

puerta-1fragmentos-del-dintelEl único otro vano es una aspillera con derrame al interior en el centro del ábside.

interior-cabeceraLa zona del ábside queda separada del resto de la nave por el arco anteriormente citado. Es un arco de medio punto de excelente factura soportado por dos pilastras finalizadas en estrechos capiteles trabajados.

interior-arco-y-cabecera-desde-el-oeste-1Los sillares del arco son de tosca y así fueron los de la bóveda, trasladados en la segunda mitad del siglo pasado.

interior-arco-capitel-norteEl resto del aparejo es básicamente de mampostería. Las piedras en el  muro norte y en el arco están ligadas sin ningún tipo de mortero. Algunos restos de éste se ven en otros lugares, pero deben ser fruto de alguna tardía restauración.

Al sur, cerca de la cabecera, destaca lo que parece la cubierta de un gran sarcófago.

probable-tapa-de-sarcofago-2Unos metros al oeste hay un grueso muro sobre el barranco que no es en modo alguno una pared para sostener antiguas fajas de cultivo, que abundan en la zona.

muro-al-oeste-de-la-iglesia-posibles-restos-de-fortificacionEl nombre del lugar, el posible sarcófago y los muros mencionados hacen pensar que se trate de la capilla de alguna fortificación más o menos relevante.

Tradicionalmente, sobre todo a partir de las obras de Fernando Galtier, se ha considerado que las palabras “palazzo” y “Parietes Altas” de los documentos de principios del siglo XI que hacen referencia a la civitas de Fantova corresponden al propio castillo de Fantova. Guillermo Tomás Faci ya no lo ve así y cree que tanto el “palazzo” como “Parietes Altas” serían lugares distintos y alejados del castillo.

El término “civitas” indicaría una extensión de territorio mucho más amplia que el castillo.

Textualmente cito la transcripción de Serrano y Sanz: “… in kastro Fontetoua, in loco ubi dicitur a Palaço, illa una terra ad Sancti Cucufati …”. Creo que queda claro que el “palaço” está en otro lugar al igual que Sancti Cucufati (que Galtier sitúa al sudoeste del castillo) o la guardia de Bayona o San Clemente (también citadas y que perduran aún hoy como masía habitada y como ermita respectivamente).

Como este lugar es denominado Monte Muro, situado al sudoeste de Fantova, y bases de muros que pudieron ser altos hay, pudiera caber su identificación con las “Parietes Altas” (que el propio Galtier aclara que significa Altos Muros) y que Sacti Cucufati fuese el nombre de la capilla.

 En documentos posteriores aparece un San Martín de Parietes Altas, lo que sería otra posibilidad.

Dada la dificultad en poder fechar con exactitud esos restos, si pudiesen identificarse con el topónimo de Parietes Altas nos encontraríamos indudablemente en un edificio cuyo origen estaría en época altomedieval.

Bibliografía.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 529-532.

ESTEBAN LORENTE, Juan Francisco, GALTIER MARTÍ, Fernando y GARCÍA GUATAS, Manuel: El nacimiento del arte románico en Aragón. Arquitectura, Zaragoza, 1982, p. 258-260.

GALTIER MARTÍ, Fernando: Ribagorza, condado independiente,  Zaragoza, 1981, p. 168-178.

GALTIER MARTÍ, Fernando: “El castillo de Fantova en la vanguardia de la cristiandad y del arte del año mil”, en Lux Riparcutiae, Graus, 1997, p. 51-55.

MARTÍN DUQUE, A. J.: Colección diplomática de Obarra, CSIC, Zaragoza, 1965, doc. 12 (p. 16-17) y doc. 22 (p. 25-26).

SERRANO Y SANZ, M.: Noticias y documentos históricos del condado de Ribagorza hasta la muerte de Sancho Garcés III (año 1035), Madrid, 1912, p. 399-400.

TOMÁS FACI, Guillermo: La organización del territorio y las dinámicas sociales en Ribagorza durante la gran expansión medieval (1000-1300), tesis doctoral, Zaragoza, 2012, p. 21, p. 168.

TOMÁS FACI, Guillermo: Montañas, comunidades y cambio social en el Pirineo medieval. Ribagorza en los siglos X-XIV, Zaragoza, 2016, p. 57 y 95-96.

 

GRAUS. CASTILLO DE GÜEL

Castillo de Güel

Viniendo de la carretera del Isábena, doscientos metros pasado el núcleo donde se halla la actual iglesia parroquial de Güel nace una pista a la izquierda en dirección opuesta, que en cuatrocientos metros pasa junto al pilaret de Santa Valdesca y en trescientos metros más llega a unas plantaciones de carrascas truferas. El castillo ocupaba el montículo situado tras esas plantaciones. Hay que subir a la cima a pie como buenamente se pueda, más cómodamente por el sur o por el norte. Coordenadas UTM: 31 T 0293032 y 4680017.

castillo-y-pilaret-stavaldescaEn la fotografía, realizada hace unos años -aún no se habían plantado las carrascas-, se ve la pista de acceso, el pilaret y la ubicación del castillo.

Conforme vas ascendiendo ya se aprecian restos de muros diseminados, que no son de fajas de cultivo.

castillo-muro-a-ponientemuros-al-sudoesteLa cumbre es un llano alargado en dirección norte-sur. Quedan montones de piedras en la explanada, muy pocas trabajadas.

muros-al-sur-5Sólo identifiqué media rueda de molino.

rueda-molinoQuedan hiladas del amurallamiento al oeste, al sur y sobre todo al este. Parece que había un doble recinto defensivo, aunque algunos muros podrían ser de aterrazamientos para cultivos.

castillo-muro-a-mediodiacastillo-muro-a-levante1 castillo-muro-a-levante2Puede que el acceso se realizase por el noroeste, en un lugar en que los muros parecen formar un ángulo.

castillo-posible-accesoSe ven fragmentos de cerámica antiguos en la explanada superior y en los campos de los alrededores. La espesa vegetación que cubre todo el montículo impide ver más restos.

Que aquí hubiese un castillo o fortificación es muy probable dada la estructura del montículo, muy parecida a la de castillos como los de Viacamp o Fantova. La denominación tradicional de lugar, que se ha conservado,  la cercanía de una masía denominada Casa Castell y su estratégica situación sobre el valle del Isábena lo confirmarían.

Güel ya aparece mencionado en el siglo X y debió ser avanzadilla del mundo cristiano hacia el valle del Isábena. Aunque la documentación parece referirse a un castillo que debió estar situado en las cercanías de la Virgen de las Rocas, nada excluye que aquí hubiera otra fortificación.

Desde este lugar se domina todo el valle del Isábena hasta la sierra del castillo de Laguarres, la sierra de Sis y el Pirineo.

p1120329 p1120336

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana e Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 261.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 538-539.

GRAUS. SAN MAMÉS DE CASTARLENAS

San Mamés de Castarlenas

Se llega a ella desde Torres del Obispo por una pista que parte en dirección norte, en poco más de dos kilómetros. sus coordenadas UTM son: 31T 0284248 y 4669427.

Es de cabecera actualmente plana orientada al este. La ermita conserva la parte más oriental de sus muros laterales y el arranque de la bóveda.San Mamés 2La puerta de acceso, de la que sólo queda el hueco, estaba a poniente. Los restos de las jambas, del muro frontal y el arranque de los muros laterales no corresponden a la parte más antigua, que es más estrecha.

San Mamés. Entrada desde el interior

La cabecera actual, realizada con adobes, sustituyó el ábside semicircular primitivo. En el lugar de dicho ábside se construyó un corral, destruido con posterioridad por un incendio.

San Mamés. Cabecera

En el exterior debió está la zona donde debió haber el ábside original.

San Mamés. Cabecera. Exterior

También allí son reconocibles aún las dovelas que le daban acceso.

San Mamés. Dovelas acceso al ábside desde el exterior.

Los muros interiores muestran restos de revocado con muchos grafitis en él, indudablemente de ´poca en que el uso ya no era como ermita sino como almacén.

San Mamés. Grafitis muro norte 3

Arranque de la bóveda y grafitis

San Mamés. Aparejo muro sur

En el lado sur de la iglesia hay un edificio adosado de época posterior.

San Mamés y edificio adosado desde el sudoeste

La zona se sigue denominando San Mamés con lo que queda clara la dedicación. Es propiedad de Casa Vidal. La capilla perteneciente a Casa Vidal en la población estaba también dedicada a San Mamés. Al ser de época mucho más reciente debió tomar de ésta la denominación, probablemente cuando se debieron llevar al pueblo la imagen del santo.

San Mamés, mártir de origen capadocio del siglo III, fue muy venerado en los territorios hispanos bajo dominio musulmán. Muy cerca de aquí, en los vecinos Juseu y Aguinaliu, está documentada una comunidad mozárabe en el siglo X, lo que haría verosímil que esta advocación datase de épocas muy tempranas.

Esto unido a la orientación al este, a la desaparecida bóveda de cañón, al más que probable ábside semicircular y al sillarejo-aunque muy rústico- que forma el aparejo de los muros laterales más próximos a la cabecera, muy distinto de la vulgar mampostería del resto y de los bolos que forman el del edificio adosado, hacen pensar que estamos claramente ante una obra medieval, posiblemente románica, si bien no se puede confirmar. Que esta ermita sea el precedente de la de la capilla de la casa situada en el pueblo, que es una obra barroca, da más fuerza a su antigüedad.

Hace muchos años que debió desaparecer la bóveda y su uso como ermita pues tuvo incluso un piso construido encima. De todos modos, a mediados del siglo pasado aún venían del pueblo el día del santo y se guisaban judías.

GRAUS. CASTILLO DE GRAUS

Castillo de Graus

Sobre la basílica de la Virgen de la Peña, centrado en el punto más alto de la Peña del Morral donde se levantaba una torre. Las coordenadas UTM de dicha torre son 31 T 0279761 y 4674024.

Virgen de la Peña2

No se conserva casi nada de lo que debió ser importante castillo musulmán durante siglos.

La propia peña tiene un perfil que la convierte en un baluarte de difícil acceso siendo el precipicio su mejor defensa.

La Peña desde el este

En las inmediaciones de la basílica de la Virgen de la Peña quedan restos de muros, muchos de ellos integrados en el acceso a la propia basílica, que debieron pertenecer a las defensas más exteriores, a nivel mucho más bajo que el castillo propiamente dicho.

Muros detrás de la Virgen de la Peña

Muros al oeste de la basílica

Claustro bajo. Aparejo muro oeste 2

Acceso al claustro y a la basílica

Ya más arriba aparecen otros restos de construcciones en el lugar donde se asienta actualmente una veleta con el escudo de la villa. Allí había habido un torreón.

Muros cerca de la Veleta 1

Finalmente, ya en la proximidad del cerro, aparece una escalinata que debía conducir a la cima donde se levantaba la torre maestra, de la cual se conserva la base.

Escalera de acceso a la torre 2

Restos de la escalera

Restos torre 3

Base de la torre

Unos metros al norte de la torre quedan pequeños restos de muros y unos metros más allá, ya en el borde de la cortada, unas cuantas hiladas de lo que pudo ser la muralla exterior.

Muros al norte de la peña ya sobre la cortada

Este castillo fue asediado por Ramiro I, que murió en el intento según la mayoría de las fuentes. Conquistado por su hijo Sancho Ramírez en 1083, debió seguir teniendo un importante papel militar por lo menos hasta la reconquista definitiva de Monzón en 1142.

La bibliografía existente sobre este castillo es escasa y a veces con algún error importante.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 43-45.

CABAÑAS BOYANO, AURELIO. Aragón, una tierra de castillos, Edit. Prensa Diaria Aragonesa S.A. (El Periódico de Aragón. Grupo Z), Zaragoza, 1999, p. 53.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 68.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1149-1150.

GUITART APARICIO, CRISTÓBAL. Castillos de Aragón, Librería General, Zaragoza, 1976, p. 116 T-I.

GRAUS. SANTA MARÍA DE GRUSTÁN

Santa María de Grustán

Grustán es un pueblo deshabitado desde los años 50 del siglo XX, situado en un lugar elevado al noroeste de Graus. Para llegar hay que coger una pista que sale a la izquierda de la carretera de Graus a Benasque, justo pasada la fuente de Regrustán. La pista en buen estado pero con tramos pedregosos y en fuerte pendiente conduce en cuatro kilómetros al antiguo camino-pista, señalizado como parte del sendero GR1, que conduce a Grustán en dura subida. La iglesia es el primer edificio al que se llega. También se puede llegar desde el otro lado siguiendo la pista un kilómetro más, pasando por la fuente de Cuestapuzo –de 1950, una de las últimas obras de los vecinos de Grustán- y cogiendo un antiguo camino medieval, ahora en dirección sur, que también forma parte del GR1. Por aquí hay que atravesar el conjunto de edificios en ruinas que constituían el pueblo antes de llegar a la iglesia. Las coordenadas UTM de la iglesia son 31 T 0278399 y 4676457.

Santa María 1La antigua iglesia parroquial de Grustán es un imponente edificio cuyo abandono y los expolios recibidos hacen temer por su futuro. Se realizaron en 2004-05 obras de restauración, reparando las cubiertas exteriores y deteniendo, de momento, su deterioro.

Sta María desde ESta María desde N3Se accede a la iglesia a través del antiguo cementerio que la rodea por el sur y el oeste. Por el suelo queda alguna lápida y una reja que debía rodear alguna sepultura, pero se han llevado hasta las cruces.

Al sur se abre la puerta de entrada tras un porche sobre el cual se levanta la torre campanario. El porche se abre con un arco de medio punto formado por pequeñas dovelas. Está cubierto por una bóveda de cañón. A ambos lados tiene bancos de piedra. En el muro del campanario, a la derecha del porche, hay un nicho que debía contener un sepulcro; está expoliado.

La puerta es de arco de medio punto dovelada, con las dovelas arrancando de una doble cornisa, decorada la superior con óvalos. El intradós de las dovelas y de las jambas está recorrido por una doble moldura.

Portada

Portada

En la clave se lee la fecha de 1568 dentro de un resalte blasonado. Hay que subir un peldaño para acceder al interior.

Sta María.Portada.ClaveLa nave, rectangular, tiene una capilla a cada lado, más otra a los pies y finaliza en un ábside semicircular. Está cubierta con bóveda de cañón algo apuntada reforzada por un arco fajón. Hay otro arco hacia los pies, sobre el coro, en el cual la construcción de tabiques, su rebajamiento y el revocado impiden ver su estructura original. También un arco triunfal, tapado por una moldura de yeso, precede el ábside. Todos arrancan de una cornisa de yeso pintada que recorre la nave y el ábside. El arco fajón está sostenido por semicolumnas adosadas con base y capitel. Bajo las baldosas de la nave debía haber tumbas por el sonido a hueco que se percibe. Todos los muros conservan parte del revocado y las pinturas que cubrían completamente la iglesia.

Nave hacia la cabecera

Nave hacia la cabecera

El presbiterio está elevado sobre el nivel de la nave, el suelo es de mosaico con dibujos geométricos que contrasta con las baldosas rústicas de la nave. El altar está en ruinas.

Presbiterio

Presbiterio

En el muro sur una puerta da acceso a la sacristía, cuyo techo está completamente hundido, una cornisa recorría todo su interior, el ángulo formado a su nordeste la convierte en pentagonal, al sur tiene una gran ventana cegada.

Acceso a la sacristía

Acceso a la sacristía

Sacristía. Exterior

Sacristía. Exterior

Al norte quedan un par de peldaños que debían acceder al púlpito desaparecido. A su lado hay un armario vaciado en el muro cuyo hueco se prolonga hacia la capilla lateral por el interior de la pared. Hay también un nicho cuadrado en la pared a cada lado del altar.

Sta María.Restos púlpito

Restos del púlpito

En la bóveda se conservan algunas pinturas. Se distinguen dos personajes con mitra que sostienen un edificio cada uno, de otra figura con hábito y sandalias ha desaparecido la cabeza, hay alguna cabeza de ángel y en el centro una paloma simbolizando el Espíritu Santo.

Sta. María.Bóveda ábside

Bóveda del ábside

Se nota donde había estado un retablo tapando el fondo del ábside. También debía tapar la ventana de arco de medio punto de doble derrame que se abre en el centro del ábside, actualmente cegada.

Ventana del centro del ábside. Interior

Ventana del centro del ábside. Interior

Sobre el arco triunfal hay una ventana cuadrangular (circular al exterior) muy rústica, igual a otra dispuesta sobre el coro; ambas debieron abrirse cuando se sobreelevó la nave.

Las capillas laterales se abren a la nave mediante un arco de medio punto y están cubiertas con bóveda de cañón apuntada. Conservan sus altares en ruinas. La capilla sur tiene una ventana con derrame hacia el interior y aspillerada por fuera, tapiada, más arriba hay otra ventana que no se aprecia interiormente.

Capilla sur

Capilla sur

En la capilla norte debía haber una ventana similar, pero sólo se ve la aspillera exterior, en el interior no es reconocible. Ambas capillas conservan restos de las pinturas que las decoraban: cortinas, flores y medallones, de muy mediocre calidad. Al fondo se nota en ambas que había habido retablos. Exteriormente la capilla norte tiene cubierta a doble vertiente y la capilla sur sólo a una vertiente.

Capilla norte

Capilla norte

Sobre la capilla situada a los pies de la nave, al oeste, se levanta el coro, casi completamente hundido, sólo se conserva la estructura de madera. La parte trasera del coro está separada por un tabique abierto en el centro. Todo el coro está pintarrajeado, posiblemente por los mismos botarates que embadurnaron el ábside de Santa Bárbara de Aldea Mora. La escalera de acceso, a la izquierda de la puerta de entrada está en ruinas. Se ilumina el coro mediante una ventana abierta al norte.

Sta María.Coro2

Coro

La capilla bajo el coro se cubre con bóveda de cañón, conserva al fondo los restos de una estructura rectangular en piedra que pudo ser la base de un altar. Al norte tiene una hornacina vaciada en el muro, al sur una ventana rectangular, que al exterior es de medio punto con el arco rebajado en la piedra que lo cierra, según modelo muy usual en estas tierras en época renacentista, y la puerta de acceso a la escalera de caracol que sube al campanario.

Capilla bajo el coro

Capilla bajo el coro

Esta escalera también tiene peldaños que bajan y quizás debían ir a alguna dependencia subterránea actualmente inaccesible.

Escalera de caracol

Escalera de caracol

Esta capilla es la que conserva más decoración pictórica, si bien aún más popular que la del ábside. Toda la bóveda está recubierta por una recargada decoración vegetal, cráteras con frutos y rostros de angelotes. En el centro hay un sol radiante de ocho brazos. Al norte se distinguen San Juan y San Lucas escribiendo los evangelios, acompañados de sus símbolos, rodeando otra figura tocada con una especie de corona o un bonete que también escribe. Al sur otras figuras que deben ser San Mateo y San Marcos rodeando a otra figura similar a la del lado opuesto, pero en el lugar que debían ocupar sus símbolos se ha perdido en un caso la pintura y en otro se ha emborronado con color rojo. Los muros laterales tienen pinturas posteriores mucho más rudas con estrellas y cenefas floreadas, del estilo de las de las capillas laterales. En algunos sitios se entrevén las pinturas anteriores. Hay un par de espacios rectangulares sin pintura, de ellos se debe haber arrancado alguna cosa.

Pinturas de la capilla oeste

Pinturas de la capilla oeste

Pinturas de la capilla oeste

Pinturas de la capilla oeste

Sta María.Pinturas capilla W4b

Pinturas de la capilla oeste

A la derecha de la puerta de entrada se reconoce el lugar de donde se arrancó la pila de agua bendita. Enfrente de la puerta, adosado al muro norte, hay un altar.

El campanario, como se ha dicho, se levanta sobre el porche de entrada. Esta estructurado en dos cuerpos separados por una cornisa. El muro sur está formado mayoritariamente por sillares pulidos, no así los restantes muros, de mampostería con cantoneras. En su parte superior se abren dos ventanas doveladas de medio punto al sur, una al este y otra al norte.

Torre-campanario

Torre-campanario

En el muro sur encima de la cornisa hay una pequeña ventana rectangular, en el muro este otra, otra en el oeste y en este mismo muro más abajo dos aspilleras. La cubierta es de tejas, fruto de alguna reparación del siglo XX.

Sobre la ventana del muro este hay cuatro rústicas gárgolas, en el muro oeste otra.

Sta María.Gárgolas

Campanario. Gárgolas al este

En el muro sur del campanario hay un curioso reloj solar con fecha de 1672, que curiosamente ya va una hora avanzado sobre la hora solar, debieron pues retocarlo después de la guerra civil para adaptarlo al horario oficial.

Reloj de sol

Reloj de sol

Entre el campanario y la capilla oeste se levanta una torre semicilíndrica que alberga la escalera de caracol de acceso al campanario. La iluminan ventanas aspilleras. La parte superior de esta torre en vez de con sillares está realizada con mampostería muy rústica.

Torre de la escalera de caracol

Torre de la escalera de caracol

El aparejo es generalmente muy cuidado. El ábside se levanta sobre un podio, así como el campanario, la torre de acceso y la capilla oeste. Una cornisa sostenida sobre ménsulas recorre los muros laterales de la nave y el ábside, otra cornisa en gola decora el norte y el sur de la capilla oeste, así como la sacristía. Alguna otra ménsula aparece en el muro oeste de la capilla norte. Un zócalo recorre la capilla oeste y prosigue por la torre que contiene la escalera de caracol. En el fragmento de muro, donde termina la nave al oeste, hay un zócalo biselado de notable altura.

Sta María. CabeceraEn muchos sillares del ábside, de las capillas laterales y del muro norte aparecen marcas de picapedrero, curiosamente son las mismas en todos estos sitios, incluso en el podio del ábside, lo que hace poner en duda la afirmación de que las capillas laterales son obra del siglo XVI y el ábside y la parte oriental de los muros del XIII. En la sacristía también aparecen marcas de picapedrero pero son distintas y de trazado muy burdo y desigual, por tanto pueden corresponder a otra época constructiva o ser fruto del entretenimiento de algún vecino, ya que ninguna está a excesiva altura; de todos modos, la igualdad entre la cornisa de la sacristía y de la capilla oeste garantiza la contemporaneidad de ambas. Los sillares que forman la capilla oeste y la torre de acceso, excepto su parte superior, están trabajados de forma excelente, formando perfectas hileras; muchos de ellos están grabados con números que van del dos al ocho. Estos números son del mismo estilo que los del reloj solar, lo que sería un indicador de la contemporaneidad de la construcción de campanario, torre circular y capilla oeste.

Las cubiertas del campanario y de la sacristía son de tejas, las de la nave y el ábside, de losas, nuevas en el ábside.

Es difícil fechar esta iglesia. Los diversos autores suelen coincidir en considerar obra del románico tardío el ábside y parte de la nave. La portada, bien fechada, el tramo de la nave al oeste del arco fajón y las capillas laterales serían obra de la segunda mitad del siglo XVI. Campanario, torre circular y capilla oeste del XVII. La decoración interior, coro, pinturas y otros añadidos del XVIII.

A mí el apuntamiento de la bóveda de la nave y de las capillas laterales y, como se ha dicho, el hecho de que capillas laterales y ábside tengan en común el aparejo y las marcas de cantero, nos llevaría a datar toda esa parte en época bajo medieval. Hay que tener en cuenta que es frecuente en zonas rurales la supervivencia de los ábsides semicirculares a lo largo de muchos siglos con lo que nos hallaríamos ante un románico muy tardío, casi fuera de su época.

Todavía dificulta más identificar los períodos de construcción de esta iglesia el hecho de que por los alrededores aparezcan por el suelo sillares almohadillados, que lógicamente deben corresponder a alguna estructura desaparecida por completo.

El lugar de Grustán ya es mencionado en el siglo XI. Debió tener un importante papel en la toma de Graus. Consta entre las posesiones incautadas a Jaime de Urgel por Fernando de Antequera. A fines del siglo XVI y en el XVII perteneció a San Victorián. De la iglesia curiosamente escasean las noticias. Probablemente fue en principio iglesia del castillo que debió haber en el lugar, pero la obra actual no corresponde en absoluto a esa primitiva capilla.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 46-49.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 523-524.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1157-1160.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 280-286.