GRAUS. CASTILLO DE GRAUS

Castillo de Graus

Sobre la basílica de la Virgen de la Peña, centrado en el punto más alto de la Peña del Morral donde se levantaba una torre. Las coordenadas UTM de dicha torre son 31 T 0279761 y 4674024.

Virgen de la Peña2

No se conserva casi nada de lo que debió ser importante castillo musulmán durante siglos.

La propia peña tiene un perfil que la convierte en un baluarte de difícil acceso siendo el precipicio su mejor defensa.

La Peña desde el este

En las inmediaciones de la basílica de la Virgen de la Peña quedan restos de muros, muchos de ellos integrados en el acceso a la propia basílica, que debieron pertenecer a las defensas más exteriores, a nivel mucho más bajo que el castillo propiamente dicho.

Muros detrás de la Virgen de la Peña

Muros al oeste de la basílica

Claustro bajo. Aparejo muro oeste 2

Acceso al claustro y a la basílica

Ya más arriba aparecen otros restos de construcciones en el lugar donde se asienta actualmente una veleta con el escudo de la villa. Allí había habido un torreón.

Muros cerca de la Veleta 1

Finalmente, ya en la proximidad del cerro, aparece una escalinata que debía conducir a la cima donde se levantaba la torre maestra, de la cual se conserva la base.

Escalera de acceso a la torre 2

Restos de la escalera

Restos torre 3

Base de la torre

Unos metros al norte de la torre quedan pequeños restos de muros y unos metros más allá, ya en el borde de la cortada, unas cuantas hiladas de lo que pudo ser la muralla exterior.

Muros al norte de la peña ya sobre la cortada

Este castillo fue asediado por Ramiro I, que murió en el intento según la mayoría de las fuentes. Conquistado por su hijo Sancho Ramírez en 1083, debió seguir teniendo un importante papel militar por lo menos hasta la reconquista definitiva de Monzón en 1142.

La bibliografía existente sobre este castillo es escasa y a veces con algún error importante.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 43-45.

CABAÑAS BOYANO, AURELIO. Aragón, una tierra de castillos, Edit. Prensa Diaria Aragonesa S.A. (El Periódico de Aragón. Grupo Z), Zaragoza, 1999, p. 53.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 68.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1149-1150.

GUITART APARICIO, CRISTÓBAL. Castillos de Aragón, Librería General, Zaragoza, 1976, p. 116 T-I.

Anuncios

LA PUEBLA DE CASTRO. CASTILLO DE CASTRO

Castillo de Castro

Castro1

De la carretera que desde la Puebla de Castro se dirige a El Grado parte una pista asfaltada a la izquierda que conduce al desfiladero de Olvena. A los cuatrocientos metros, al pasar por una granja, hay que dejarla y girar a la izquierda. Cien metros más allá se le une el PR-HU 75, que viene directamente desde el pueblo. Recorridos algo más de dos kilómetros una cadena corta el paso. Se deja el coche y en menos de doscientos metros se alcanza el conjunto formado por el castillo y la iglesia, situada al sudeste del recinto amurallado. Las coordenadas UTM de la torre maestra del castillo son: 0276876 y 4667269.

Iglesia y muralla del castillo

Del castillo se conservan diversos muros y en el punto más alto, al norte del recinto, la base de la torre principal, de forma cuadrangular.

Torre maestra 2

El lugar está defendido por el precipicio al norte, este y oeste. Quedan muy escasos restos de los sillares que reforzaban esa zona.

Restos muros al oeste

Al sur es donde queda buena parte de la muralla, construida con sillares cuadrados, y reforzada por cuatro semitorres. Un foso reforzaba la muralla.

Muralla 1 Muralla y las dos torres orientales

La primera desde el este es la mayor de las torres.

Torre este de la muralla

Y la situada más hacia el centro es la mejor conservada.

Torre central de la muralla

Entre la muralla y la torre maestra, así como más abajo se ven aterrazamientos modernos para cultivos.

Torre maestra y muros de abancalamiento modernos

En los alrededores, al sur de la iglesia, quedan escasos restos del pueblo, deshabitado poco después de 1920.

Bajo la roca en que se aposenta el castillo, junto a la pista de acceso, se ve la balsa de la Ubaga, que proveía de agua al castillo y al pueblo.

Castrobalsa

De todos modos, había también un aljibe cisterna en el castillo al sur de la torre maestra, aunque actualmente no es visible. En una cota inferior, más abajo de la muralla, aún hay quienes recuerdan que brotaba agua.

Antigua fuente bajo cisterna del castillo

Siguiendo en dirección a La Puebla hay restos de muros de finalidad desconocida sosteniendo una pequeña meseta.

Extraña construcción de sostén de un aterrazamiento al este del camino de acceso

La primera noticia de este castillo es de 1089, pero es probable que sustituyese o modificase otro anterior de época musulmana. El castillo de Castro perteneció en principio a la familia condal de Pallars-Jussá, para pasar con posterioridad a diversas familias ribagorzanas. En 1262 se creó la baronía de Castro para Fernán Sánchez, hijo bastardo de Jaime I. En el siglo XIV a esta baronía se unió la de Peralta y llegaron a pertenecer a ella más de treinta pueblos. En 1625 la baronesa de Castro recibió el título de marquesa de La Puebla de Castro. Los últimos señores que ostentaron la baronía fueron los duques de Medinaceli.

Desde este castillo se controlaba, juntamente con el de Lumbierres al otro lado del Ésera, todo el desfiladero de Olvena.

CongostodeOlvena

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 20-22.

ASENSIO ESTEBAN, José Ángel: El castillo de Castro en Libré de las Fiestas, La Puebla de Castro, 2009.

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 288-290.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 549-550.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1268-1269.

ISÁBENA. SANTA MARÍA Y CASTILLO DE MERLI

Santa María de Merli

Merli es un pueblo situado a 1250 metros de altitud, comunicado únicamente con la carretera del valle del Isábena a través de una carretera estrechísima cuyas cerradas curvas la hacen interminable. Dadas las circunstancias y con unos inviernos durísimos es normal que quede poca gente, pero el lugar es precioso. Añade a su atractivo un par de casas fuertes con sus torreones con aspilleras, que recuerdan los inseguros tiempos de los siglos XVII y XVIII.

Merli 1

En el cerro que domina el pueblo al noroeste está la antigua iglesia de Santa María de la que sólo quedan ruinas. Hay que llegar a ella desde el pueblo ascendiendo a campo traviesa por senderos casi perdidos, llenos de guijarros resbaladizos. Coordenadas UTM son: 31 T 0292764 y 4690938.

Resulta difícil entre los diversos fragmentos de muros esparcidos por el montículo identificar con seguridad ni siquiera la planta de la iglesia. Las hiladas de muros que se mantienen en mejor estado son los que correspondían al cementerio, que se usó hasta no hace muchos años cuando ya la iglesia era una completa ruina.

P1160207

Encima del cementerio parece reconocerse entre la vegetación la planta de lo que debió ser la iglesia.

P1160211

Del muro oeste quedan algunos restos.

P1160210

En el muro sur donde se conservan unas hiladas de piedras, éstas se interrumpen en un pequeño tramo donde probablemente pudo estar la puerta. La parte situada más al este, la del ábside, es la más enmascarada por la vegetación.

P1160209

A mitad de camino entre el pueblo y las ruinas hay la base de un crucero, trabajada y de buena calidad, que tal vez sostenía la cruz que actualmente hay frente a la iglesia parroquial.

Base crucero5

La iglesia parroquial de construcción tardía conserva una portada de tradición románica, del siglo XIII, que proviene de esta iglesia. La portada, situada al sur, la enmarcan tres arquivoltas boceladas. Las dovelas descansan en una imposta biselada adornada con espirales y las arquivoltas sobre una continuación de dicha imposta, que a su vez se apoya capiteles decorados con reticulado, que rematan columnas monolíticas, con la base estriada. En las bases de las columnas se reconoce la cabeza de un animal inidentificable. La puerta de madera muestra un interesante claveteado mudéjar parecido al de la catedral de Roda.

P1160199

IPportadaimpostadcha. IPportadaimpostaizq.

Otros elementos de esta iglesia nueva, aunque ya no románicos, deben provenir de la antigua como el sillar que se halla en la ventana situada sobre la portada en el que se lee: “15 RELIQUIAS IHS SANTAS 94”. Los números 1 y 5 del principio hay quienes los leen como letras y lógicamente no interpretan bien la fecha.

P1160196

En el interior puede que haya otros objetos del mismo origen, pero en Merli es imposible acceder a la iglesia: nadie tiene la llave, nadie sabe nada, “eso es de los curas y el pueblo no tenemos nada que ver”, … Tampoco ellos la deben usar mucho pues en el porche de entrada crecen libremente plantas de todo tipo. La “mejora” de los últimos años ha consistido en cerrar la reja que da acceso al interior del pórtico con lo cual se dificulta la contemplación de la portada.

P1160197

La iglesia de Santa María de Merli es citada en 1023. Fue consagrada en 1122 por San Ramón, siendo dedicada a Santa María y San Clemente. A partir del siglo XIV quedó vinculada a San Vicente de Roda. Desde la desamortización la iglesia se fue abandonando hasta que la portada y otros elementos fueron trasladados a la nueva iglesia parroquial dedicada a San Antonio de Padua.

Más arriba, unos metros al este de las ruinas de la iglesia quedan unas hiladas de piedras irregulares, con algún sillar escuadrado, en el punto más alto del montículo. Esos restos la gente del pueblo aún los identifica con el castillo.

P1160205

El recinto sólo es accesible desde el sur, en el resto las rocas hacen de defensa natural.

El castillo aparece documentado en 1212. Después de pertenecer a diversos señores este castillo pasó en 1321 a la señoría del capítulo de Roda, que lo conservó hasta la desamortización en 1843.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 446-448.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1202.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 138.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 60-62.

BENABARRE. SANTA MARÍA

Santa María de Benabarre

En el interior del castillo que domina la población. Las coordenadas UTM de los principales restos románicos son: 31 T 0291815 y 4664740.

P1080217

La antigua iglesia románica de Santa María de Benabarre, situada dentro del recinto del castillo, fue sustituida por un edificio gótico mucho mayor en el siglo XIV, que tras ser usado militarmente fue muy transformado y perdió la zona de la cabecera. Conserva la portada y algunas capillas ojivales, así como la torre muy posterior.

Castillo.Igl.desdeE

Lo que queda de la iglesia desde el este

Portada al sur

Portada al sur

Castillo.Igl.CapillasN

Capillas norte

El castillo ha sufrido muchas vicisitudes  a lo largo de los siglos. Consta que Ramiro I estaba en el castillo en 1062. En el siglo XII dependía del vizcondado de Áger y tenían la tenencia los Entenza. Cuando Jaime II en 1322 restauró el condado de Ribagorza para su hijo, aquí residió la capitalidad hasta la incorporación del condado a la corona por Felipe II a finales del siglo XVI. El castillo fue mandado demoler.

P1080238

Se rehizo en el siglo XVII ante la sublevación catalana. Fue afectado por la guerra de Sucesión, por la de la Independencia y por las carlistas, época en que se modernizó para adaptarlo al nuevo armamento. Tras ellas ya acabó en completa ruina.

P1080227

Queda una cisterna del siglo XIV, dañada por las lluvias de la primavera de 2013.

Cisterna

Cisterna

Excavaciones realizadas desde 1991 han dejado al descubierto la cabecera de la iglesia gótica y restos del edificio románico primitivo.

Sta. María. Cabecera. Ruinas 2 Sta. María. Cabecera. Ruinas 4

La parte románica se reduce a los restos de la base del ábside norte.

Ábside norte románico 1 Ábside norte románico 2 Ábside norte románico 3

La iglesia mencionada en el siglo XI estuvo vinculada a Roda desde sus orígenes.

 

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 321.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 960-962.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 17.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, vol. II/1, Diputación General de Aragón, Zaragoza, 1998, p. 307-312.

ESTOPIÑÁN. CASTILLO DE SORIANA

Castillo de Soriana

Desde Estopiñán hay que dirigirse a Soriana, pasando por la cantera de la empresa Arnó. Los restos del castillo están en la roca que hay frente a la iglesia, en lugar de muy difícil acceso. Allí termina una estrecha faja de rocas, sólo accesible desde el este, algo más arriba. Sus coordenadas UTM son 31T 297445 y 4654860.

Soriana11

Ubicación de la iglesia y el castillo

Ocupaba el castillo un minúsculo rellano rodeado de precipicios, más suaves en el lado sur. 

Castillo3

Desde la iglesia

Quedan unas hiladas del muro que lo rodeaba, al sudeste.

Desde el sudeste

Desde el sudeste

Su escaso tamaño hace pensar que no debió tener excesiva importancia. Debió albergar una exigua guarnición.

Castillo5

Fue conquistado por Ramón Berenguer I, que lo dejó a sus hijos. Pasó a Galcerán Erimany. En 1358 era del monasterio de Poblet, después de haber pertenecido a Vallverd.

La denominación popular es Roca de los Moros.

La gente mayor aún recuerda restos de muros más altos.

 

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 364.

CAPELLA. CASTILLO DE LAGUARRES

Castillo de Laguarres

Pasado el punto kilométrico 7 por la carretera que une Benabarre con Laguarres, surge a la derecha una pista ascendente que a los setecientos metros se bifurca. Hay que ir por la izquierda y en trescientos metros más se llega a la cima de la sierra, lugar lleno de repetidores de televisión y telefonía. El castillo está en el tozal de la izquierda, dominando todo el valle del Isábena al norte. Las coordenadas UTM de los restos de la torre son 31 T 0290644 y 4671848.

Castillo 4Únicamente quedan los restos de una torre circular en una altura de menos de tres metros en su punto más alto, construida con sillares alargados de diferente tamaño y composición. Debió ser bastante alta y en los pisos superiores estaría la puerta de acceso.

Castillo 1

Torre desde el sur

Hacia el oeste donde los restos de la torre están en peor estado puede verse el material de relleno y apreciarse el grosor de los muros.

Torre desde el sudoeste

Torre desde el sudoeste

Al este, al norte y al oeste, el lugar es inexpugnable, protegido por profundos precipicios. Sólo es accesible por el sur donde debía haber los muros de defensa, pero no queda nada pues en esta zona es donde se han edificado todos los repetidores.

Restos del castillo y y antenas

Restos del castillo y antenas

Además de la torre los únicos restos visibles son una cisterna, unos metros al sur de la torre, y algún sillar en los bordes del precipicio.

Cisterna

Cisterna

Los restos deben corresponder al castillo levantado tras la conquista cristiana en la primera mitad del siglo XI, si bien con toda seguridad había una fortaleza musulmana anterior dada la importancia estratégica del lugar.

Documentado desde 1023. Lo tuvo, como feudo de los reyes de Aragón, Arnau Mir de Tost, de quien pasó sucesivamente, conjuntamente con el pueblo, a los Cabrera, a Berenguer de Entenza, a Felipe de Saluzzo y al condado de Ribagorza. Con Lascuarre, Luzás y Juseu formó parte desde el siglo XV de la señoría de los Cuatro Castillos, en manos de los Castro-Pinós, y que después pasó a los duques de Medinaceli hasta la desamortización.

Madoz resalta la importancia del castillo, así como que debajo de él hay diversas cavidades excavadas de difícil acceso, que debieron formar parte del sistema defensivo.

Los avatares del castillo duraron hasta el siglo XIX, cuando el cura de Laguarres, conocido con el apodo de “El beneficiado de Laguarres”, en compañía de algunos lugareños, incendió el castillo cuando estaba ocupado por las tropas napoleónicas.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 268-270.

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 298-300.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 357-358.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1169-1170.

GRAU MORANCHO, Ramiro: Laguarres. Apuntes históricos, Grau Editores, Zaragoza, 2009, p. 65-66.

GRAUS. CASTILLO DE FANTOVA

Castillo de Fantova

Fantova desde San Gregorio2A los quinientos metros de la carretera a Centenera parte a la derecha la pista asfaltada en 2004 que conduce en poco más de cuatro kilómetros y medio a los pies del castillo. Luego, otra pista, en mal estado y fuerte ascenso, que es mejor recorrer a pie, sube hasta el castillo en unos centenares de metros, cruzándose en algún punto con el antiguo camino medieval, que también puede seguirse para llegar arriba. Las coordenadas UTM de la torre son: 31 T 0288881 y 4683589.

Camino de acceso

Camino de acceso

El recinto del castillo se extendía por toda la cima del montículo donde está situado, alargado en dirección nordeste-sudoeste

Lo más destacado del castillo es la torre cilíndrica del siglo XI, situada en la parte norte, junto al precipicio, que fue restaurada hace unos años. Del resto del conjunto se conservan la iglesia de Santa Cecilia, un fragmento de muralla al sur de la iglesia, bajo el cual hay restos de una dependencia abovedada y parte de una construcción de notable altura, formando ángulo, situada unos quince metros al sudeste de la torre, en la que se ve una arcada dovelada, que no se puede saber a qué corresponde.

Castillo4En esta zona debía haber la antigua entrada pues hasta aquí llega el camino medieval.

Muralla y acceso al recinto

Muralla y acceso al recinto

La torre, de unos veinte metros de altura, está dividida en cuatro niveles.

Torre 10La zona inferior es ciega. En el piso principal, cubierto con bóveda de aristas, está la puerta, de arco de medio punto dovelada, que forma una cámara cubierta con bóveda de cañón hasta la abertura interior. Actualmente es accesible por una escalera de madera exterior que fue colocada durante la restauración y reconstruida después de ser destrozada por un rayo.

Bóveda del primer piso

Bóveda del primer piso

Una escalera por el interior del muro comunica el primer piso con el segundo. En el segundo hay una ventana aspillera al sur. En el tercero, un engrosamiento en el muro señala donde se apoyaba la cubierta de madera; en este nivel se abren siete ventanas doveladas, que debían salir a sendos matacanes. En el nivel superior debía haber un desván, zona  a la que corresponden las actuales almenas.

Torre 5El aparejo de la torre es de sillares pequeños, generalmente alargados, colocados en hiladas y unidos con mortero de cal de buena calidad. A partir de la zona central de la torre son visibles diversos agujeros de andamiaje. El aparejo del resto de los muros es de sillares notoriamente más alargados, colocados en hiladas regulares.

Torre 8Unos treinta metros al este de la torre, hay una cisterna, excavada en la roca y ampliada con sillares. Aún se ve algún canal de desagüe.

Cisterna

Cisterna

A poniente de la torre hay varias tumbas antropomorfas excavadas en la roca. Al sur de éstas, a nivel inferior, había una construcción para nichos, situada en el centro de lo que fue el cementerio moderno, que fue demolida durante la restauración.

Tumbas antropomorfas

Tumbas antropomorfas

Tumbas antropomorfas

Tumbas antropomorfas

Hay un curioso agujero circular excavado en una roca situada junto a la pista de acceso. Al oeste de la pista está el antiguo camino, que conserva muros laterales, escalones y parte del empedrado. Junto a este camino hay una piedra vertical que parece un miliario romano, en un lugar en que se hacía un alto con las reliquias contenidas en la arqueta que se guarda en la iglesia parroquial cuando se sube en romería, que se realiza en el mes de mayo.

Mojón señalizando el lugar para detenerse con las reliquias

Mojón señalizando el lugar para detenerse con las reliquias

Este castillo ya aparece citado en 961. Lo que se conserva es sin embargo posterior pues es de suponer que las incursiones musulmanas en la zona de principios del siglo XI lo debieron destruir y se debió rehacer más tarde con intervención de constructores lombardos como demuestra la bóveda de aristas de la torre. Debió jugar un importante papel en la expansión cristiana hacia el sur, siendo de las principales fortalezas del condado de Ribagorza en el siglo XI. En 1110 pasó a los condes de Pallars-Jussá. Perteneció después a los Entenza y a los Erill. A partir del siglo XIV, formó parte del tercer condado de Ribagorza. El castillo aún estaba activo el siglo XVI y el cementerio se siguió utilizando hasta el siglo XX.

El entorno del castillo y el antiguo camino fueron limpiados durante un campo de trabajo realizado en julio de 2002 y el año siguiente se acabo de acondicionar la zona.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 181-184.

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 190-191

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 212-215.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1137-1139.

GALTIER MARTÍ, Fernando: “El castillo de Fantova en la vanguardia de la cristiandad y del arte del año mil”, en Lux Riparcutiae, Graus, 1997, p. 51-55.