ARÉN. SAN PEDRO DE CORNUDELLA

San Pere de Cornudella (antes San Miquel)

En la cresta rocosa donde se ubicaba el castillo de Cornudella. El campanario, cual torre defensiva, se vislumbra desde muchos puntos del valle.

Para llegar desde Rivera d’Avall hay que atravesar el río y seguir un sendero, marcado recientemente como PR, hasta llegar a la cresta de la sierra. Hay aproximadamente una hora desde Rivera d’Avall. Coordenadas UTM: 31 T 307220 y 4684800.

Notable edificio de una nave encabezada por un ábside semicircular orientado al este.

Ha perdido la bóveda de cañón, que tenía dos arcos fajones y uno triunfal apoyados en pilastras. El interior hace años que empezó a ser colonizado por el robledal que rodea la iglesia.

También ha caído buena parte del ábside y su bóveda, así como el arco presbiterial. El ábside conservaba hace unos años tres arcuaciones, que han desaparecido.

El muro en mejor estado es el sur. En esta fachada se aprecian arcuaciones y un friso ajedrezado sobre una ventana de medio punto de doble derrame.

También al sur se ve el hueco de una puerta cuyo exterior fue desmontado (sus piedras con un crismón ornan San Miguel de Rivera d’Avall) y que conserva el arco de medio punto interior y la bóveda de cañón del acceso.

Portada y crismón en Rivera d’Avall

Junto a la cabecera hay una capilla en el muro sur, cubierta con bóveda de cañón. Tenía una puerta exterior adintelada, actualmente tapiada, y se iluminaba mediante una ventana de doble derrame al este.

Al sudoeste está el campanario de torre de dos pisos. Se ilumina con aspilleras en su parte inferior y ventanas de medio punto en los pisos superiores, de éstas han desaparecido las piedras que las formaban. Los sillares caídos impiden el acceso a la puerta del campanario.

 Sólo desde lugares distantes puede contemplarse la mayor parte del campanario y el resto del edificio. La fotografía está tomada de los alrededores de Treserra.

Y ésta desde un punto elevado al este.

El aparejo es de sillares excelentemente trabajados.

Muro norte

En el ábside se conserva el ara de altar original.

La obra se puede adscribir entre las construcciones románico-lombardas de la primera mitad del siglo XII, que siguen el modelo de Alaón.

Iglesias considera que esta iglesia corresponde a la consagrada en 1138 por el obispo Gaufredo de Roda-Barbastro, que iba acompañado por los Cornudella, señores del lugar. Aunque ésta estaba dedicada a San Miguel, son normales los cambios de titularidad a lo largo de la historia. Además el parentesco de su estilo con Alaón llevaría también a esta época.

La gente mayor de los alrededores recuerda perfectamente la romería que acogía. Junto a la iglesia se levantó un pilaret con la imagen del santo.

A principios del siglo XX aún se bautizaba a la gente de los alrededores aquí.

Las fotografías, excepto las tomadas desde la lejanía o las de Rivera d’Avall, son de Cristian Laglera.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 139-141.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 305-307.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1101-1102.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 112.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 116-120.

VILLANUEVA I ASTENGO, JAIME: Viaje literario a las iglesias de España, vol. XV, Madrid, 1851, p. 376-377.

Anuncios

SOPEIRA. SAN PEDRO DE PALLEROL

San Pedro o San Ramón de Pallerol

Un desvío a la izquierda de la carretera a Betesa baja a atravesar el barranco de Aulet y luego asciende hasta Pallerol en dos kilómetros. Las coordenadas UTM de la iglesia son: 31 T 0310932 y 4689868.

Iglesia parroquial aceptablemente conservada.

SPedro05

Pequeña nave cubierta con bóveda de cañón, muy alterada por el revocado que cubre todos los muros interiores y el sobrealzamiento de toda la iglesia. Ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera, también sobreelevado, con ventana central tapiada interiormente y una aspillera al sur.

SPedro07

La puerta original estaba al sur, Actualmente está tapiada y en su lugar hay en el interior una amplia hornacina en la que se abre una ventana.

La puerta actual está al norte en un cuerpo añadido a la nave cubierto con bóveda de cañón.

SPedro03

La sensación que da la iglesia interiormente es de un cierto agobio, pues a la izquierda de la entrada ya se inicia el presbiterio, dos peldaños elevado, y a la derecha queda inmediatamente el coro, accesible por una escalera adosada al muro sur. El coro resulta muy curioso en una iglesia tan pequeña.

Coro

Coro

Bajo el coro hay un depósito con tapa para aceites.

Depósito para aceites

Depósito para aceites

El pavimento es en parte de losas y en parte de baldosas cerámicas.

Todo el interior está enyesado y el ábside decorado con sencillas pinturas de tipo geométrico.

Una estrecha repisa recorre el interior del ábside.

Presbiterio

Presbiterio

A poniente se levanta el campanario de espadaña de un ojo, de moderna construcción, con campana. Debajo tiene una ventana aspillerada de tosca con derrame interior, que da al coro.

El aparejo es de sillarejo, sobre una gruesa capa de mortero, formando hiladas muy irregulares. La cubierta original de losas ha estado sustituida casi por completo por tejas.

SPedro01

El cementerio, en estado de abandono, rodea la fachada sur.

Es difícil situar el origen en el tiempo de esta iglesia como ocurre con todas aquellas que pueden considerarse dentro del románico popular. Tanto podría ser del siglo XI como del XII, con modificaciones como los sobrealzamientos y la actual cubierta o el pórtico de acceso, la puerta y el coro, todo ello del siglo XVI en adelante. El campanario es aún más reciente, pero debió sustituir a otro que se hundió, situado en el mismo lugar.

Pallerol aparece citado en 989.

Algunas obras denominan a esta iglesia San Pedro, pero la gente del país la conoce como San Ramón Nonato y es la imagen de este santo la que está en el altar, acompañada de un Sagrado Corazón, una Piedad y una pequeña Virgen con el Niño. Por ningún sitio se ve a San Pedro, que sin embargo debió ser el nombre original pues la advocación a San Ramón no puede ser anterior al siglo XVII.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 158-160.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 482-483.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1239-1240.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 179.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 204-206.

SESUÉ. SAN PEDRO

San Pedro de Sesué

A la salida de Sesué hay que coger la pista señalizada “San Saturnino”. A los cuatrocientos metros desviar por otra pista que sale a la derecha en ascenso y, recorridos trescientos metros más, dejar el coche y seguir por una pista poco usada a la izquierda. A los pocos metros se desvía a la derecha una senda, señalizada y acondicionada hace poco, que conduce en dos minutos a la ermita, que ya se veía. Antes de limpiar esta senda había que subir desde la pista entre la maleza. Las coordenadas UTM son 31 T 0292632 y 4714995.

Ubicación de San Pedro

Únicamente queda la parte de levante de la nave y el ábside semicircular, muy deteriorado. El resto del muro norte se conserva hasta una altura de casi un metro, del resto del muro sur y del muro oeste puede aún seguirse su trazado en el suelo, entre la vegetación.

Los fragmentos de muros laterales que quedan permiten ver aún la arrancada de la bóveda, que debió ser de cañón. Un muro de época incierta, levantado a continuación de las pilastras que debían sostener un arco fajón, cierra, excepto en la parte central, la parte conservada de la ermita, posiblemente para utilizarla como cabaña.

El ábside, precedido de un arco triunfal con dovelas de piedra tosca, está cubierto con bóveda de cuarto de esfera. Tiene en el centro una pequeña ventana de medio punto, tapiada exteriormente. Hace unos años conservaba tres lesenas y alguna de las ménsulas, de piedra tosca, que sostenían las arcuaciones. Actualmente la maleza y el deterioro de los muros sólo permiten entrever algunos sillares de una lesena.

Ábside

Ábside. Interior

En el muro sur se conserva una ventana de doble derrame, muy deteriorada. En este mismo muro sur, junto al ábside, hay un nicho. Por debajo de éste se ven trazas de que pudo haber un banco de piedra adosado al muro. En el muro sur hay dos contrafuertes.

Ventana en el muro sur

En el interior, tirada por el suelo, había hace unos años una losa con un agujero de desagüe, que podría ser un ara de altar rota, ya que no tenía forma rectangular.

El aparejo es muy rústico, de sillarejo apenas escodado, colocado en hiladas desiguales. En el muro norte hay alguna hilada de piedras colocadas en vertical. La parte superior de los muros es aún más irregular.

Muro norte

Un campo de trabajo de alumnos de La Salle de Zaragoza consolidó los restos hace unos años, pero la naturaleza volvió a devorarlos, hasta que recientemente se han vuelto a limpiar de zarzas los muros y se ha acondicionado el camino.

Unos metros al norte de la ermita hay un montón de piedras y losas procedentes de la misma que hacen pensar que los restos conservados eran bastante más importantes no muchos años atrás.

Aramendia la llama San Pedro de Eresué, lo que no es correcto pues está en el término municipal de Sesué.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 136-137.

BENEDICTO, Roberto: Guía de la arquitectura románica en el valle de Benasque, Ayuntamiento de Benasque, 1995, p. 133-136.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 287-288.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1363-1364.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 119-121.