BERANUY. SANTA EULALIA

Santa Eulalia de Beranuy

Beranuy consta de dos núcleos, uno a la derecha del Isábena, junto a la carretera, y otro al otro lado del Isábena, al sudeste del anterior, en posición más elevada. La iglesia está en este último. Para ir hay que cruzar el Isábena por un puente, situado al norte de las casas que hay junto a la carretera, y ascender por una pista asfaltada que en ochocientos metros llega al otro conjunto de casas. También se puede ir a pie por el camino antiguo cruzando el puente medieval. En la parte más alta del pueblo, al norte del conjunto, está la iglesia. Sus coordenadas UTM son 31 T 0302072 y 4693310.

CIMG8733

Iglesia parroquial, que estaba en estado ruinoso. En 1974 se hundió la bóveda y fue restaurada entre 2005 y 2010.

Es de una nave y ábside poligonal, que debió sustituir el original románico.

La destrucción del arco principal del ábside para construir el nuevo debió ser causa del hundimiento de la bóveda siglos más tarde.

Antes de la restauración los muros laterales estaban completamente revocados y pintados. De la bóveda sólo quedaba la arrancada. Así estaba en 2002.

En la restauración se rehizo la cubierta con una falsa bóveda y se repicaron los muros.

A cada lado hay una capilla abierta a la nave mediante arcos de medio punto. La del norte conserva el altar y una ventana rectangular encima, y tiene en su muro oeste un nicho cuadrado.

La del sur conserva también el altar y se cubre con bóveda de crucería, realizada en yeso, cuyos nervios arrancan de cuatro cabezas de ángeles, mientras otras cuatro cabezas similares rodean la clave. Esta última capilla se ilumina mediante dos ventanas rectangulares. Se adorna con imágenes procedentes de la derruida San Clemente de Ralluy.

En esta última capilla está también la pila bautismal gallonada.

A la izquierda de la puerta de entrada está la pila benditera, también gallonada y con pie.

Una puerta adintelada con molduras grabadas, situada al lado del evangelio, comunica el presbiterio con la sacristía, cubierta con bóveda de cañón. La sacristía se ilumina mediante una ventana cuadrangular al este. En este mismo muro se conserva el antiguo lavatorio.

Durante la reforma se eliminaron los restos del púlpito, que estaban entre la sacristía y la capilla norte, y lo poco que quedaba del coro a los pies, destruido tras el hundimiento de la bóveda. Desde el coro se accedía a la antigua abadía y a las dependencias situadas al sur sobre la puerta de entrada.

El ábside tiene en su lado sur tiene una ventana abocinada, formada con dovelas, de doble derrame. Por el interior es rectangular. Debajo de esta ventana, junto al suelo, hay una pequeña hornacina de finalidad desconocida.

En la iglesia destaca especialmente la torre-campanario, que se levanta sobre la capilla añadida en el muro sur. Es de tres pisos. Fue restaurada, en parte con sillares pulimentados, en época renacentista, pero conserva su estructura románica, en su planta cuadrada, sus lesenas angulares, y sus grandes ventanas de medio punto y las geminadas, de capitel rústico y columna, situadas encima. Su parte inferior se ilumina mediante vanos aspillerados y cuadrangulares. Las ventanas que dan al norte estaban tapiadas, así como la geminada de la cara este. En la restauración se han abierto todas. Una cubierta piramidal de losas, apoyada en una cornisa biselada remata el campanario.

Hay un porche ante la puerta al sur. El pórtico se abre mediante arcos de medio punto dovelados al sur y al oeste. Sobre la arcada oeste tiene una pequeña ventana rectangular y otra similar, mayor, en su parte más alta. Sobre la arcada sur hay otra ventana rectangular. A la derecha de la portada, algo más elevada, hay una tronera. Al oeste del pórtico se unen los escasos restos de la abadía.

El pórtico había estado totalmente revocado. Actualmente la cubierta es de madera. La puerta es de arco de medio punto enmarcado por aristas molduradas, con restos de policromías rojizas. Al interior es de arco rebajado. La entrada es profunda pues sobre ella había dependencias, inaccesibles desde el hundimiento de la bóveda, que comunicaban el campanario con el coro y la casa parroquial.

En el muro norte hay una ventana de medio punto, con el arco vaciado en el dintel. Otra ventana igual está en la capilla norte. Antes de la restauración estaban tapiadas y la de la nave escondida por la casa parroquial.

El aparejo es de sillares de diferentes medidas y calidades. Todas las cubiertas son de losas.

En la construcción de esta iglesia pueden distinguirse varias fases. La primera posiblemente del siglo XI cuando se debió construir la nave, el campanario y el ábside desaparecido. Una segunda del siglo XVI, en la que se reformó por completo, se hizo la puerta actual, la sacristía y se sustituyó el ábside primitivo por el actual. Una tercera barroca, de la que procedía la decoración de la capilla sur, el coro y las alteraciones que provocó la construcción o reforma de la casa parroquial. Y por último la reconstrucción de 2005 que ha intentado eliminar todos los añadidos de época barroca.

La casa parroquial era muy grande. Estaba en mal estado y tras derruirla, se conservó sólo el muro sur, en el cual está la puerta de acceso, dovelada y con un escudito muy desgastado en la clave, que desapareció tras la restauración.

El cementerio moderno, está situado al este de la iglesia.

Unos metros al sur de la cabecera hay una balsa.

Entre las imágenes que decoran el presbiterio destaca la talla policromada de Nuestra Señora del Sis, de finales del siglo XV, procedente de la ermita del mismo nombre situada en paraje alejado de toda población.

Beranuy es citado en 871. La iglesia perteneció al priorato de Obarra.

Los diferentes autores denominan a esta iglesia Nuestra Señora de la Asunción, pero no hay duda que la advocación tradicional es Santa Eulalia.

Partiendo de aquí un antiguo camino conduce a las Bordas de Beranuy, desde donde se puede alcanzar la ermita románica de la Virgen de Sis.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 219-220.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 332-333.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 976-979.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 80.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p. 196-199.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.