GRAUS. NUESTRA SEÑORA DE LAS ROCAS DE GÜEL

Nuestra Señora de las Rocas

Desde la carretera del Isábena hay que ir hasta el pueblo de El Soler que dista 2,7 Km. Desde el Soler continua hacia Güel una pista sin asfaltar que en 6,7 Km llega a un cruce de pistas, junto a Casa Castell. También se puede ir hasta Casa Castell por pista, asfaltada hace unos años, que parte de la carretera del Isábena, pasada la Colomina. Desde Casa Castell hay que seguir por la pista que va en dirección norte, 700 metros después en una bifurcación hay que ir por la derecha y tras 1,8 Km más se llega a Casa Pelegrín, a la que hay que rodear. En total, desde la carretera general habremos hecho casi 12 Km. Desde aquí una pista en constante ascenso conduce hasta la ermita, tramo que es mejor recorrer a pie, entre excelentes vistas del Morrón de Güel y sobre el valle del Isábena, en unos 45 minutos. Las coordenadas UTM son 31 T 0292830 y 4683776.

Subiendo a la Virgen de las Rocas.Edificio de una nave cubierta con bóveda de cañón algo apuntada y ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera en la que también es notorio el apuntamiento.

Virgen de las Rocas. Desde el sudeste

Interior

Interior

La nave fue alargada, separando mediante un muro de piedra y ladrillo la parte más occidental. A su vez, esta parte se alargó más hacia poniente y se dividió en dos pisos. El de abajo se usó como establo y el de arriba se usó hasta hace poco como refugio, contiene bancos y mesas y un hogar en el rincón. Actualmente se ha hundido buen aparte de la cubierta y amenaza con desplomarse en cualquier momento por completo.

Cobertizo a poniente de la iglesia

Cobertizo a poniente de la iglesia

En el muro de separación con la iglesia se muestra un gran arco dovelado, con las dovelas superiores de tosca. En el centro del arco se abre un óculo que permitía ver desde arriba el interior de la iglesia.

El ábside se levanta sobre un rústico zócalo del que parten cuatro lesenas interrumpidas a media altura.

Ábside

Ábside

Ábside. Zócalo

Ábside. Zócalo

Tiene una ventana en el centro de arco de medio punto de doble derrame y otra adintelada de derrame sencillo al sur, junto al pliegue de unión con la nave, que ha sido modificado.

Ábside. Ventana central

Ábside. Ventana central

Muestra agujeros de andamiaje que posiblemente tuvieron exclusivamente una intención decorativa. En el interior, el ábside y la ventana central han sido restaurados, colocando en la parte inferior de la ventana una repisa que sostiene una reproducción de la imagen de la Virgen.

Presbiterio

Presbiterio

La portada se abre en el muro sur. Es de arco de medio punto, dovelada, con bóveda de cañón entre ambas caras.

Portada

Portada

Por el interior cierra también en arco de medio punto.

Portada. Interior

Portada. Interior

Sobre ella se ha incrustado con cemento un crismón en piedra caliza más clara, con todos los grabados invertidos, que no parece guardar ninguna relación con la obra original.

Crismón de dudoso origen

Crismón de dudoso origen

También en el muro sur hay una ventana adintelada de doble derrame con umbral interior escalonado.

Hay tres contrafuertes en la fachada sur y dos en la norte.

Muro sur

Muro sur

Muro norte

Muro norte

Los muros interiores, así como la bóveda están revocados y pintados, excepto el ábside que ha sido repicado cuidadosamente. En el resto, allí donde ha caído el revocado, puede verse un aparejo de buenos sillares, de tosca en la bóveda. Sendos bancos de piedra siguen los muros laterales.

Interior hacia los pies

Interior hacia los pies

También tras los desconchados se ven pinturas de tipo geométrico: una rosa de seis puntas en la bóveda, otra bajo puntos negros en el muro norte y una cruz de consagración en el muro sur.

Cruz de consagración

Cruz de consagración

El aparejo exterior es de sillarejo, dispuesto en hiladas, en la parte inferior del muro sur y en el muro norte. En el ábside los sillares son más regulares y en la parte superior del muro sur muy bien cortados, con fragmentos colocados a soga y tizón y alguna hilada de sillares  cuadrados homogéneos. El muro sur de la nave, hasta la portada, y el ábside finalizan en un alero biselado de tosca. La cubierta es de losas, menos en la parte separada donde se rehizo con tejas.

Virgen de las Rocas5

La interrupción de las lesenas y el cambio de aparejo, especialmente en la parte superior del muro sur, hacen pensar en diversos períodos constructivos. Debió iniciarse la iglesia en el siglo XI en estilo lombardo y finalizarse más tarde en pleno siglo XII o inicios del XIII.

El añadido a poniente de época incierta y otros aditamentos de época reciente como el crismón o el óculo contribuyen a desfigurarla

La iglesia, en posición privilegiada sobre el valle del Isábena, es visible desde grandes distancias.

Güel aparece documentado en 996, fecha en que se consagró la iglesia de Santa María, que se identifica con Nuestra Señora de las Rocas. Destruida en una incursión musulmana de principios del siglo XI, fue reconstruida poco después.

De esta ermita procede un frontal de altar dedicado a San Nicolás de Bari, de principios del XIV, de estilo gótico lineal, que estuvo en la colección Plandiura y actualmente se conserva en el Museo de Arte de Cataluña.

Celebraba tradicionalmente una romería el 3 de mayo, día de la Santa Cruz, denominación que en algún sitio he leído se daba también a esta iglesia.

Los abundantes nidos de buitres que hay en las peñas del Morrón de Güel hacían de estos animales acompañantes numerosos del visitante de esta ermita, si bien en mi última visita habían desaparecido.

Bibliografía:

ACÍN FANLO, José Luís: «Virgen de las Rocas de Güel» en Lux Ripacurtiae, Graus, 1997, p. 33-37.

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana e Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 261-264.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 539-540.

Enciclopedia del Románico en Aragón. Vol. III, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 1164-1166.

GALTIER MARTÍ, Fernando: “Güel hace mil años”, en Lux Ripacurtiae II, Graus, 1998, p. 31-39.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Mª.: Inventari d’esglésies, vol 2, Baixa Ribagorça, Alta, Vall d’Aràn, Arxiu Gavín, 1978, p. 120.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 298-304.

LAGLERA BAILO, Cristian: Inventario de las ermitas de Huesca, tomo 2, Ribagorza, p. 262.

MARTÍ FORNÉS, Francisco: Graus y su románico. Editorial Pirineo, 2020, p. 257-265.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.